Importancia del omega 3 en la salud

El omega 3 es importante por los múltiples beneficios que nos aporta al organismo, necesitamos ácidos grasos Omega-3 para poder realizar el correcto funcionamiento de las numerosas funciones y procesos fisiológicos del organismo y   muchos no estamos consiente de su utilidad sobre todo en las prácticas deportivas.

También es muy importante en la recuperación muscular después del ejercicio, repara el daño generado por falta de oxígeno en los tejidos, contribuye en aumentar la fuerza en los deportes aeróbicos ya que según estudios realizados ha quedado demostrado  que incrementan notablemente la  resistencia aeróbica y la fuerza.

Otra de las propiedades  que se le atribuye es de ir eliminando paulatinamente  el colesterol y los ácidos grasos saturados, también tiene propiedades antiinflamatorias por la presencia del ácido araquidónico y así disminuye los síntomas de la artritis reumatoide,  además aumenta el metabolismo de oxígeno y la circulación aportando el beneficio de recuperar nuestras células musculares después del ejercicio. Incluimos también la protección de  accidentes cardiovasculares y enfermedades cardiacas

¿Qué es el omega 3?

El omega 3 es un ácido graso polinsaturado que a nivel general es para mejorar nuestra salud, consumirlo de manera regular ayuda el sistema nervioso central, mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad, como se sabe tiene muchos beneficios así que no debemos dudar al introducirlo nosotros mismos en nuestra dieta diaria de forma  externa sobre todo en los pescados azules o grasos, al menos dos raciones semanales, algunos pescados que contienen  grasos en omega 3 son: salmón, sardinas, atún blanco, trucha, caballa, anchoas. Los arenques, el chicharro, la palometa, el cangrejo, el mejillón, la gamba, las ostras y con respectos a los vegetales tenemos que contienen pequeñas cantidades de ácido linoleico sólo en los frutos secos y más que todo en las nueces

Tipos de grasas

En el omega -3  (n-3) los ácidos grasos son de tipo poliinsaturada que pertenecen al grupo de grasas saludables y se considera esenciales porque el cuerpo no lo produce, así que debemos incorporarlo a través de algunos alimentos como el pescado y mariscos, los aceites vegetales como el de girasol,  de canola y soja  y los frutos secos como nueces y semillas de linazas, aceites de canola y semillas de calabazas.

Hay 6 tipos de ácidos grasos de n-3 todos teniendo como base el ácido linolénico (LNA), los nombre común son acido alfa-linolénico (ALA), ácido estearidónico (SDA), ácido eicosatetraenoico (ETA),  ácido eicosapentaenoico (EPA), ácido docosapentaenoico (DPA), ácido docosahexaenoico (DHA).

La importancia del ácido docosahexaenoico (DHA) es esencial para la formación del componente estructural del cerebro, en el mismo representa el 50 por ciento de peso en las membranas neuronales, la única fuente de DHA para el niño es durante el embarazo y la lactancia materna donde  existe la preocupación de que puede ser deficiente en las mujeres ya que durante el desarrollo del feto los niveles de DHA pueden bajar.

El consumo  de este omega-3 conduce efectos positivos fisiológico incluyendo todo sobre la cognición que es una función únicamente humana, logrando un desarrollo óptimo lo que provoca impacto en la calidad de vida, de ahí se determina el potencial académico, la rapidez de razonar  y la conducta, entre otras.

En cuanto al ácido eicosapentaenoico (EPA)  ayuda a reducir la inflamación y es necesaria para la prostaglandinas que es la sustancia encargada de controlar la coagulación de la sangre arterial, también proporciona el método para reducir el colesterol y los triglicéridos, además disminuye la arritmias que puede ocasionar muerte cardiaca.

Las grasas de omega-3 son esenciales, el cuerpo la necesita para la digestión, actividad muscular, coagulación de la sangre, agudeza visual, para la memoria, muchas otras cosas y de especial importancia para la división celular y la función de receptores de las células. Estas grasas originalmente son sintetizadas por los microorganismos en el océano y perfectamente la obtenemos a través del consumo de peces pequeños que son los que están libres de toxinas.

Los omegas-3 son considerados grasas esenciales, esto porque nuestro organismo no puede producirlas y la obtenemos a través de la alimentación.

¿Se debe utilizar suplementación de omega 3?

Al menos el 25 por ciento del aceite de pescado son productos dañados ya que al momento de destapar la botella o cuando se está procesando puede ocurrir la oxidación. El oxígeno daña las grasas n-3 de origen animal y origen vegetal pero  el aceite de krill es más estable ya que contiene el antioxidante astaxanthin, (quien presenta otros beneficios como prevenir cataratas, degeneración  macular y quemaduras por el sol), que es el que lo protege de ese proceso, según estudios realizados fue el que conservo las propiedades después de 190 horas de exposición al flujo de oxígeno, otra preocupación del aceite de pescado es que algunas marcas contienen grandes cantidades de metales pesados como plomo, mercurio, arsénico y sustancias toxicas y radiactivas como el estroncio.

No Responses

Write a response